Funkos Pop: un regalo que jamás falla

Hoy vamos a hablar de regalos. No de cualquier regalo, sino de las figuras de Funko, más en concreto de las Funko Pop, las más vendidas del planeta; unas figuras de vinilo que recrean la cultura popular: el cine, la televisión, los cómics…

Desde la rana Gustavo de los Teleñecos, Mickey Mouse, o Marty McFly de Regreso al Futuro, todos ellos evocan el lema de sus creadores “Everyone is fun of something”, o en castellano “Todo el mundo es fun de algo”. Esta marca, con miles de referencias en 20 años, pone a nuestro alcance momentos divertidos a la vez que nos retrotrae con nostalgia a nuestra infancia.

Un catálogo con más de 12.000 figuras para regalar

Existen más de 12.000 figuras diferentes de Funko Pop catalogadas:muñecos de videojuegos como Minecraft, Super Mario Bross, Street Fighter…; de grandes series de televisión y del cine como Buffy Cazavampiros, Regreso al Futuro, Stranger Things o Juego de Tronos; de largas sagas conocidas como Marvel, DC, Harry Potter o Star Wars que, como dato curioso, estos últimos son los únicos que tienen muelles en su cabeza. También hay figuras de cantantes como Alice Cooper o Curt Cobain; o personajes de dibujos animados como Los Pitufos, South Park o La Bola del Dragón.

Estos mismos muñecos pero más pequeños los puedes también encontrar en el formato Funko Pop Keychain, unos llaveritos pequeños más fáciles de llevar y más asequibles.

Podríamos considerar que los Funko Pop son una especie de caricaturas, pero con unos detalles asombrosos.

La empresa cuida muchísimo el nivel de detalle de sus figuras, tanto que cada vez que sale un nuevo muñeco sus creadores pasan semanas trabajando para obtener el máximo parecido y sus “Funatics” los puedan disfrutar.

¿Por qué un Funko Pop es el regalo perfecto?

La aceptación a amar la cultura pop es algo que crecido muchísimo en los últimos años. Antes se consideraba algo de frikis, de tíos raros, pero hoy en día el raro es el que no ha visto Juego de Tronos. El fan es alguien que se identifica con una marca, con un concepto, con una imagen, y necesita expresarlo. El estigma de “no crecer” es algo que ya no existe en nuestra sociedad.

Muchos admiradores de personajes de antes o de ahora quieren expresarlo y desean volver a la infancia que tenían, a la inocencia, a la posibilidad de atraer esos momentos divertidos aunque sea solo por un rato. Las figuras de acción de cuando éramos pequeños que nos permitían crear historias con nuestros personajes favoritos las hemos tenido que dejar atrás, pero con Funko Pop es posible volver a atraer esa infancia. Con un catálogo inabarcable y una producción finita, incluso a veces con series exclusivas y limitadas, es normal que tanto si regalas un Funko Pop como si te lo regalas a ti mismo, el acierto esté asegurado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.