¿Porqué un funko pop es un regalo ideal para cumpleaños?

Los muñecos funko pop llevan años haciendo las delicias de los niños y no tan niños. Concretamente nos tenemos que remontar al año 1998, cuando tres amigos entusiastas del retro, en un bar de Everett (Washington), e inspirados en la célebre película de la época Austin Powers, deciden fundar una empresa que se llamaría Funko, en el garaje de la casa de Mike Becker.

Sus primeros juguetitos no cosecharon el éxito esperado, el producto inicial poco tenía que ver con el actual, lo que les une es ese tremendo cabezón que fue lo que siempre dotó a estos muñecos funko pop de una personalidad propia, de un sello inconfundible de la marca que ha hecho que acaben siendo deseados a lo ancho y largo del globo terráqueo.

Lo que hoy conocemos como los funko pop es un producto ideado por Brian Marotti, que compró la empresa después de que Mike Becker se viera superado, y de una colaboración muy estrecha con Warner Bros, que catapultaría la empresa desde 2005 a esta parte a cotas de ganancias nunca imaginadas.

El funko pop es un producto que encuentra un amplio espectro de compradores. Es por ello que se resulta idóneo como regalo de cumpleaños. El catálogo de muñecos cabezones disponibles a día de hoy es ingente. La colaboración con Warner Bros trajo consigo un aumento considerable de la inversión.

Tenemos funko pop ordenados en diversas categorías: películas, videojuegos, música, deportes, libros, televisión y un largo etcétera. Gracias a esto, y sabiendo un poco los gustos personales de la persona a la que pensamos comprar un muñeco cabezón como regalo de cumpleaños(hoy día gracias a las redes sociales no es necesario ni preguntar a la persona, podremos hacer nuestras propias averiguaciones) podremos hacer un regalo muy personal, divertido, económico y que podrá lucir eternamente en alguna estantería.

Funko no es un juguete al uso. Tal vez un adulto pudiera decidir que su funko está mejor luciéndose en una estantería, pero a la vez también sería un regalo muy adecuado para un niño que podría usarlo como un juguete, como cualquier otra figura de acción. Esta polivalencia en cuanto a la franja de edad han hecho de Funko una compañía multimillonaria.

Aun no hemos conocido a nadie que no de saltos de emoción cuando recibe un funko. Han logrado crear un producto redondo del que te enamoras a primera vista. Poder disfrutar de nuestros héroes de ficción en una estantería, a un precio muy competente, sobre todo cuando estas figuras oficiales siempre han tenido precios desorbitados, es una gran satisfacción para los aficionados al cine y a los videojuegos.

Así que ya sabes, si estás pensando en qué regalar a esa persona especial, y aun no te has logrado decidirte, investiga un poco y averigua si esa persona es entusiasta de alguna saga de películas, de libros o muy aficionada a los videojuegos. Si es así, estás de enhorabuena, ya tienes el regalo idóneo, y probablemente un amigo para toda la vida.

Funko es ya un icono de la cultura pop, una insignia de una generación, un juguete de culto, de coleccionista, un pequeño tesoro que vale la pena tener.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *